Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Rafael Zamora Méndez
Sábado, 13 de mayo de 2017
Armiche tuvo la enorme suerte de poder descubrirlo, siendo todavía casi un ingenuo niño

Cuando los árboles lloran

Guardar en Mis Noticias.

Desde el primer instante, pudo aseverarse en la sencilla idea de que nadie más conocía la existencia de aquel selvático árbol, recóndito y misterioso.

[Img #55155]Era el único beneficiario de tan gran secreto y, a fe, que supo guardarlo debidamente, con vehemente celo de legítima chifladura.

 

Pastoreando el pequeño rebaño y rebuscando incansablemente los más recónditos pastos, por entre arriesgadas grietas de áridas montañas, en donde jamás había dejado impresas sus huellas el ser humano, mereció el inapreciable don de haberse tropezado con él.

 

Consideró el hallazgo como un adecuado regalo que el cielo le otorgara, en pago a su valentía e intrepidez.

 

Le tomó tal apego y cariño que, allí, solía pasar sus mejores ratos, hablándole, como si en realidad fuese un ser viviente que poseyendo alma, pudiera comprenderle.
Le confiaba sus penas y alegrías, tal como lo haría con el más leal y sincero amigo, del cual sabía, no habría de recibir jamás la cruel puñalada del olvido y la traición.
Con el paso de los años, aquel árbol tan raro, único en su especie, quiso tornarse gitano.
En la palma cobriza de sus verdes hojas, llenas de incomprensible embrujo, leyó su buenaventura el joven Armiche, el más fiero y arrogante de los herreños, el verdadero descendiente de la más pura nobleza e hidalguía bimbache.

 

Tenía los cabellos encrespados y la ancha frente, totalmente despejada.

 

Fue un impaciente soñador que reclinando su leónica cabeza en la fantástica almohada de los más ambiciosos sueños, logró contemplar el amplio panorama de un trono que le proporcionaría gloriosos laureles y espinosas pesadumbres.

[Img #55156]

¡Él, llegaría a ser Mencey de su pueblo!

 

Un lugar demasiado pequeño para su regia grandeza, pero, en el que hacía mucha falta, porque estaba navegando en los mares del progreso al igual que un débil barquichuelo sin timón, a merced de los locos embates del caprichoso viento, sin saber a dónde va a parara o, a dónde Dios quiere que llegue.

 

¡Hacía falta esa mano estable que representase a la isla, para conducirla hacia los dificultosos horizontes de la soñada prosperidad!

 

Allí estaba él, preparado para intentar plasmar las tan codiciadas quimeras.

 

Los videntes pensamientos que tuviera ante las hojas de su querido árbol, pudieron cumplirse, haciéndose venturosa realidad la muy fijada y aparente ficción.
Todos se sintieron muy felices de poder contar con tan jefe, que, más que nada, se comportaba como un positivo y afectuoso patriarca.
Su primordial desvelo fue el de proporcionarle agua a la isla; indispensable elemento líquido para hacerla prosperar.
La Diosa Fortuna, no le acompañó por mucho tiempo.
Hubo un año tan malo, y de tanta sequía que, sus fieles súbditos, decidieron abandonarle.
Se sentía angustiosamente la sed, escaseaban los alimentos, los campos, única fuente de riqueza, se encontraban completamente secos, existiendo la apremiante contingencia de la más descomunal catástrofe.

 

Armiche, no se inmutó lo más mínimo. ¡Estaba tallado en castiza madera de heroicos titanes!

 

Sólo les advirtió que aguardaran al plazo de un día, antes de tomar ninguna lamentable decisión.

 

Que, antes de abandonar la tierra que les viera nacer para siempre, iba a realizar lo imposible, y... ¡allá se fue, él sólo, a la acogedora sombra de aquel árbol que desde la infancia adoró y el cual, iluminaba todas sus acciones de hombre y de bimbache!

 

¡Iba, una vez más, a pedirle consejo, consuelo y, si fuese posible, algún propicio y milagrosos remedio!

 

[Img #55157]Y, se abrazó a su rollizo tronco, lleno de consternación, hablándole con mimo, diciéndole que, habiéndole concedido el cielo asombrosas dotes de buen gobernante, querido y amado por todos; que habiéndole proporcionado la dicha de ser padre de la hija más hermosa, ¿cómo era posible que ahora, ahora que lo necesitaba más que nunca, no se le mostraba propicio y le enviaba el venerable rocío de la lluvia?

 

¡No, Armiche, jamás renunciaría! ¡En la vida, se marcharía de allí!

 

Quedaría para siempre sepultado en aquel desconocido lugar en el que ni siquiera, serían capaces de encontrar su recóndito cadáver
.

 

Y, lloró copiosamente, de la misma forma y manera que sollozaría un indomable león herido.

Él no esperaba portentos, porque desconocía por completo lo que era eso.
Pero, el prodigio llegó, al notar, de pronto, con la insólita extraordinaria sorpresa, de que alguien... le acompañaba en su gimoteo, apiadándose íntegramente en la penetrante inquietud del brutal sufrimiento que de tal manera le afligía.

 

Alzó los ojos, en los cuales resplandecía el espanto, y, vio... ¡vio que, de las hojas y ramas se desprendían gruesas gotas de agua.

 

¡AGUA! ¡AGUA! ¡Benditas lágrimas que venían a encarnar la garantizada salvación de su dilecto pueblo!

 

Aquel pasmoso árbol, fue bautizado con el nombre de "GAROÉ", que venía a significar, "ÁRBOL SANTO", ya que santo es todo aquel que socorre las penas de los desgraciados y les alivia en sus perentorias necesidades.

 

Desde entonces, se celebraron allí los actos de justicia y las reuniones de su corte.
Armiche, fue considerado como un inusitado mago. Un portentoso brujo que había hecho resucitar a toda una desolada isla, plenamente difunta.
Por ello, resonaron con estrépito las flautas y tambores, celebrándose grandes festejos, de los cuales nació una notas y escalas originalísimas, una danza especial que llevó el nombre de "EL VIVO".
Los eufóricos habitantes, supieron captar magníficamente en sus acompasados movimientos, el puro sentimiento que en tan amargo trance, habían soportado.
Armiche ordenó y dispuso que jamás debiera a salir aquel sagrado rito, del suelo que les dio sugestiva forma, donoso garbo y destacada cualidad.

 

¡Ay, del osado que fuese capaz de desobedecer su mandato!

 

Pagarían todos con castigo terriblemente implacable.

 

¡Pobre bimbache; lo que jamás pudo llegar a pensar es que fuese exactamente, su hija, la orgullosa princesa, la primera en hacerle la más fatal de las despiadadas traiciones!

 

Un buen día, le abandonó para siempre, emigrando a otras tierras, en donde dio a conocer, de una manera falsa y vulgar, los ocultos secretos de un clásico tipismo que jamás debió salir de la tierra que le facilitara tan representativo origen.

 

Desesperado, el gran Armiche, lleno de pena y de vergüenza, cumplió lo prometido porque... una tenebrosa noche de tormenta, mientras todos estaban ocultos en sus hogares, temerosos de ser alcanzados por la desatada furia de lo alto, se fue él solo, como en los mejores años de su infancia, cuando pastoreaba ganado, hacia el árbol de la buenaventura.

 

Iba dispuesto a administrarse justicia en su propio cuerpo, por sí mismo, y con su propia mano.

 

Se puso de rodillas e invocó fervorosamente el chispazo mortal del rayo.

 

A la mañana siguiente, con cielo sereno, intensamente azul y despejado, fue encontrado su cadáver: Estaba junto al sitio y lugar en donde siempre vieran el árbol.

 

¡Solo su despojo! EL GAROÉ... SE HABÍA EVAPORADO PARA SIEMPRE!

CUANDO LOS ÁRBOLES LLORAN,
REPELIENDO A LA AMENAZA,
DE SUS HOJAS, REDENTORAS,
SURGE MANO AUXILIADORA,
PARA SALVAR A UNA RAZA.

GomeraVerde.es • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress