Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Rubén Martínez Carmona
Lunes, 15 de mayo de 2017

Hospital viejo: Historia de un desvalijamiento consentido

Guardar en Mis Noticias.

Dicen que hay determinadas imágenes que valen más que mil palabras. Lo peor de las imágenes que uno puede ver cuando mira el edificio del Hospital viejo, es que faltan palabras: nos las han intentado robar como si fueran los vidrios o las puertas o los armarios que una vez estuvieron ahí cumpliendo su función.

[Img #55183]Rubén Martínez Carmona *

 

El Hospital viejo de San Sebastián de La Gomera comenzó su andadura en el año 1945. Sin embargo, y tras muchas vicisitudes, entró en funcionamiento a finales de 1961. Durante cerca de 50 años llevó a cabo sus servicios para toda la población de la Isla, periodo durante el cual el edificio originario sufrió una serie de ampliaciones.

 

Perteneciendo al Cabildo Insular de La Gomera, fue el día 3 de agosto de 2001 cuando se firmó un convenio entre la Consejería de Sanidad y Consumo del Gobierno de Canarias y la institución insular para la integración del Hospital Nuestra Señora de Guadalupe en el Servicio Canario de Salud. A partir de aquel momento la responsabilidad del edificio pasaba a manos del Gobierno de Canarias.

 

Cabe reseñar que en dicho acuerdo no solo se cedía el edificio, sino que se incluían todos los accesorios, bienes muebles y fincas en que se encontraba ubicado. Y se dispuso una cláusula que señalaba que, una vez acabase su destino a usos sanitarios, debería ser devuelto en el plazo de tres meses al Cabildo Insular de La Gomera.

 

En mayo de 2010 tuvo lugar la inauguración del nuevo Hospital de Nuestra Señora de Guadalupe, por lo tanto, el antiguo hospital dejaba de prestar sus funciones hospitalarias y comenzaba su calvario.

 

Lógicamente el Cabildo gomero solicita su devolución según lo firmado en el convenio del 2001 recordando el plazo de tres meses para llevar a cabo la restitución. En septiembre de 2010, tan solo cuatro meses después del cierre del antiguo hospital, se debate en una reunión de personas mayores de la Isla sobre el destino del edificio y se opta por convertirlo en el futuro en un centro sociosanitario, respaldando, de esa manera, una iniciativa presentada por el Cabildo gomero con anterioridad.

 

El 11 de noviembre de ese mismo año, se registra en el Parlamento de Canarias una propuesta por parte del grupo socialista solicitando la devolución de la infraestructura del antiguo hospital Nuestra Señora de Guadalupe al Cabildo Insular de La Gomera y que se llevase a cabo la rehabilitación y adecuación de dicha infraestructura como centro sociosanitario.

 

Por lo tanto, a inicios del 2011 había un acuerdo entre todos los interesados: fuerzas políticas, Parlamento de Canarias, Gobierno de Canarias, Cabildo Insular, asociaciones de mayores, etc. para que el edificio fuese devuelto y convertido en un nuevo centro sociosanitario.

 

Pero es justamente a partir de esas fechas cuando comienza una especie de agujero negro donde se pierde toda responsabilidad en torno al edificio, cabría preguntarse si de manera interesada.

 

El Cabildo gomero no muestra interés alguno en que se aplique la cláusula que señalaba su devolución en tres meses y que se cumpliese el acuerdo del Parlamento Canario. En el correspondiente expediente no hay un solo escrito ni pronunciamiento público a tal efecto a partir del 2011. Parece ser que no interesaba esa inmediata devolución. Es más, el 11 diciembre de 2012 el Director General de Patrimonio del Gobierno de Canarias solicita al Cabildo de La Gomera que comunique su conformidad con la devolución del edifico a la institución insular, solicitud que no fue contestada y que se reiteró en febrero de 2013.

 

Y es, en ese marco de dejadez absoluta, cuando comienza el desvalijamiento del edifico. Un periódico digital insular, Gomeraverde, se hace eco en el 2012 de una información de la policía local de San Sebastián donde se señalaba la desaparición de materiales diversos tales como, mobiliario, enseres, cuadros, bombas de aguas, cuadros eléctricos, aparatos de aire acondicionado, e incluso piezas arrancadas de los cuartos de baños. Información que nunca fue desmentida.

 

En junio de 2014, todos los alcaldes de La Gomera envían un escrito al presidente del Cabildo achacándole su responsabilidad en el deterioro que sufre el recinto por su inacción, entendiendo que incrementará gravosamente los costes de rehabilitación.

 

Es en agosto de 2014 cuando, tras cuatro años de abandono absoluto, el cabildo recibe oficialmente la devolución de las instalaciones del Hospital viejo. No sin antes ocurrir cosas muy curiosas que demuestran esa especie de agujero negro en la responsabilidad del mantenimiento del edificio. En abril de ese mismo año, el cabildo gomero recibe un escrito de ENDESA solicitando permiso para instalar una estación de vigilancia de la calidad del aire que es contestado afirmativamente por el presidente a principios de julio, señalando que no tienen inconveniente en autorizar que se haga uso de dicho inmueble.

 

Cabe preguntarse: si se tiene capacidad para dar autorización de un edificio que no ha sido devuelto, ¿por qué no se tuvo el mismo interés para evitar su desvalijamiento?

 

Pero las incongruencias continuaron con la propia devolución. Curiosamente, en el acta de entrega y devolución al Cabildo no aparece ningún inventario de bienes muebles, a pesar de que se señalaba en el convenio firmado en el 2001 que estos se incluían.

 

Sin duda, debemos alegrarnos de que, por fin, el edificio, y tras más de seis años de inoperancia de los gestores públicos, se vaya a destinar para ser centro sociosanitario. Pero también tenemos que exigir responsabilidades a quienes han permitido que el edificio se desvalijase por unos malhechores que convierten lo público, lo de todos, en lo suyo, contando con la condescendencia y la vista hacia otro lado de las autoridades públicas.

 

En definitiva, el hospital viejo es otro caso más de lo que ocurre desde hace 30 años en esta isla, donde el dinero público se pierde por el sumidero de la inoperancia y cuya espiral de inversión, malgasto, inversión, malgasto… ha terminado por convertirse en el modelo de gestión por parte del presidente del cabildo gomero, Casimiro Curbelo.

 

Pie de foto Conformidad Devolución antiguo hospital. Escrito solicitud al Cabildo de La Gomera que comunique su conformidad con la devolución del edifico a la institución insular, remitido por Director General de Patrimonio del Gobierno de Canarias

 

* Consejero de Sí se puede en el Cabildo de La Gomera.

GomeraVerde.es • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress