Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Rafael Zamora Méndez
Sábado, 1 de julio de 2017

Toda una isla en plenas fiestas

Guardar en Mis Noticias.

Una vez más, el experimentado y noble vecino pueblo herreño, con el idéntico entusiasmo mariano y encendida apoteosis de siempre, por todo lo alto, está celebrando, la LXIX BAJADA de su prestigiosa Patrona, la Santísima VIRGEN DE LOS REYES..

[Img #56301]Cada cuatro años, cumpliendo fielmente con la muy solemne promesa que en difíciles circunstancias climatológicas le fuera ofrecida, en vehemente manifestación y extendida romería, la sacarán de su recogido Santuario de La Dehesa, para ser fervientemente transportada hasta la bulliciosa capital de Valverde y, luego, más pausadamente, para que inicie un largo y sobresaliente recorrido tradicional hasta distintos puntos y lugares, en donde será acogida por todos, con filial cariño y la más delirante de las insondables exaltaciones.

 

Con ello, los apropiados contornos habitados, se transfigurarán por completo, convirtiéndose, como por grácil arte de pasmosa magia, en algo sobrenatural, bastante diferente e innovador.

 

Se lleva a cabo, una dilatada emigración, casi ocho leguas, desde un extremo al otro de la isla, para ir desarrollando durante la misma, el más hechicero y encantador de los atrayentes desfiles.

 

Desde la fuerte aridez reinante, hasta el prolifero norte productivo, cruzando inescrutables hondonadas; remontando audazmente fragosos y desnivelados cerros, por oscuras alturas y penosos atajos, con un inigualable ardor, tan impulsivo e intenso, el saturado acompañamiento, viene a constituir el más sugerente de los actos “religiosos-folclóricos”, emplazados, sin más, como fiel ejemplo, dentro de las más viables y colosales panorámicas ocurrentes actuales.

 

Este sin par evento, tan superiormente emblemático, sin lugar a la menor duda, suele brotar por entero, libre y espontáneo, como diáfana fuente, del evidente reconocido corazón humano de todos los herreños.

 

¡Es una pasmosa vislumbre, tan íntimamente agraciada, tan entrañablemente espiritual, tan fabulosa y conmovedora, tan asombrosa y patética que, se diferencia de otras muchas y análogas, porque, a pesar de ser ya varias veces centenaria, cada vez, resulta transfigurarse en algo absolutamente inaudito, como reciente muestra de cosa nueva e imprevisible!

 

La Dehesa, situada al oeste y sur de la isla, con una medida superficie de 3.937 hectáreas, situada en el frondoso y próspero Municipio de Frontera, viene a constituir una heredad comunal, cuya actual administración, por legal disposición, corresponde al Excmo. Cabildo Insular.

 

Desde alejados tiempos atrás, habitada por algunos originarios pastores, dedicados a la sacrificada cría de ovinos, en los siglos XVI, siguientes y, hasta mitad del XIX, un centenar de ellos, que tenían como PATRONA a LA VIRGEN DE LOS REYES, por haberla recibido de un extraviado navío a la deriva, completamente perdido en la fuliginosa inmensidad del tenebroso y ancho mar, habiendo arribado a la yerma bahía y puerto natural de Orchilla, tuvieron la peregrina ocurrencia de bautizarla con el particular y agraciado nombre de LOS REYES, celebrando así la memorable fecha de su portentosa recepción, un 6 de enero de 1.546, festividad de los característicos y eternos Reyes Magos de Oriente.

 

Cada vez, se procura intentar el seguir manteniendo, como es debido y corresponde, muchísimos de estos escuetos hábitos de insondables raíces, cuidando al máximo, hasta el más mínimo de los usuales detalles.

 

Se limpian los sinuosos "Caminos de la Virgen", correspondientes a los contiguos del mismo y, cuya fatigosa tarea, generalmente, se efectúa con una esforzada colaboración profesional.

 

Radicalmente, casi de concertado compromiso, viene a resultar el alborozado blanqueo de la mayoría de las casas y viviendas.

 

El vernáculo esparcimiento de la Lucha Canaria, auténtico plato fuerte en toda BAJADA, seguirá departiendo sobre las emergentes figuras que en tal deporte, todavía, lúcidamente, traspasando arrinconados límites y remotas fronteras, gloriosamente repercuten, para perpetuar a lo grande, merecida fama y ecuánime renombre.-

 

Una muy característico rito suele llevarse a cabo, con el traspaso, por parte del Alcalde de la Villa a la CELESTIAL SEÑORA, de su enfático Bastón de Mando, algo que se efectúa cuando el polvoriento cortejo, propiciamente, arriba al denominado lugar conocido con el nombre de San Juan.
Los inauditos “TENDER PAÑOS”, en la elegida CRUZ DE LOS REYES, en los que, comedidamente, se ofrecen y catan los mejores productos de la tierra, viniendo a resultar ser un corto respiro, indispensable y necesario para recuperar las pujantes fuerzas que permitan el poder continuar con total éxito, el iniciado recorrido.

 

Las LOAS, espontáneas expresiones públicas de amorosa exaltación. El grito, ¡VIVA LA VIRGEN, VIVA! Los especiales “HYJIDES”, la simbólica BANDERA BLANCA.

 

El disputarse todo el pueblo en querer cargar a la VIRGEN, arropada por los ganaderos asentados en los diversos rincones de la isla.

 

Las pugnadas “RAYAS”, para entregar y recibir a la bien cortejada MADRE.

 

El inverosímil retornar de los numerosos emigrantes que, soñando con el venturoso reencuentro, por fin, van a poder tener la descomunal ventura de asumirla frente a frente; de encontrarse con los queridos familiares que aún vivan, con los atentos paisanos y... con el amado terruño que un día tuvieran que abandonar, en desesperada búsqueda de nuevos horizontes laborales.

 

¡En definitiva, mis atentos lectores, son muchísimas las buenas cosas que todavía me faltarían por mencionarles!

 

¡No podemos dejar atrás, el acompasado sonido de los estridentes pitos, zumbidos de tambores, sonoras chácaras de moral y las desmedidos e incansables evoluciones de los numerosos BAILARINES, con el vistoso atavío de sus inconfundibles vestimentas, pardeleros gorros, derrochando unas tremendas energías, dignas de los mismos propios y esforzados colosos!

 

Si estuviéramos jugando a los ciegos, diríamos aquello de... ¡QUE LA SUERTE TE ACOMPAÑE!

TENGAMOS LOS OJOS BIEN ABIERTOS PARA VER TANTAS Y TANTAS COSAS BELLAS, PARA QUE, INFATIGABLEMENTE PODAMOS EXCLAMAR: ¡QUE LA PRODIGIOSA BUENA MADRE AMADA, NOS ACOMPAÑE!

GomeraVerde.es • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress