VER EN VERSION CLASICA
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Rafael Zamora Méndez
Lunes, 31 de julio de 2017

Los ilustres ignorantes

Guardar en Mis Noticias.

Cuando uno se sienta triste, existe este cómodo fácil remedio, que logrará poner fin a la misma: Buscar a otro triste ser y, consolándole, de seguro, encontraremos esa perdida y huidiza alegría.

[Img #56800]Y, precisamente, en esta improvisada crónica de hoy, es lo que buenamente, de corazón, pretendo inculcarles, ya que, ¡bastantes problemas, desacuerdos y serios inconvenientes,a diario, sin ser de Política, se nos suelen presentar!


SÓCRATES, AFIRMABA: "Sólo hay un bien: El CONOCIMIENTO.-Sólo hay un mal: LA IGNORANCIA”


La IGNORANCIA, puede ser curada pero...la ESTUPIDEZ, ES ETERNA, aunque, esta última, tiene un cierto encanto del que la IGNORANCIA, carece.


Por la IGNORANCIA, nos equivocamos y, por las equivocaciones ¡Aprendemos!


A veces, la mera falta de instrucción, provocan unos muy lamentables desastres y otras, que es lo que ahora estamos indagando, auténticas cascadas de felices risas.


Con varios buenos ejemplos de lo mismo, iniciamos este jocoso desfile de reales hechos:


Decía un señor: “FRANCO, NO HA MUERTO, PORQUE LO VI AYER EN UNA PELÍCULA”*


Otro:.- “LES HAGO UNA APUESTA A QUE ME MUERDO UN OJO”


¡Imposible!


El tipo, se saca uno que tenia de cristal, por ser tuerto, se lo lleva a la boca y le incrusta su anunciado comentario.


-.-¿ A QUE ME MUERDO EL OTRO TAMBIÉN?


¡Aquí, compadre sí que la vas a perder, de todas por todas porque, de seguro, ciego, no eres!


-.- ¡IGNORANTES: VEAN:


Y, sacándose la dentadura postiza que tenía, la lleva al otro ojo sano y le “pega” su muy apretada mordida.


Un apurado padre, que tenía a su pequeño hijo en Kínder, escuela para párvulos, viendo que no aprendía a leer, le dijo a la asombrada Profesora:


-.- ESTA ESCUELA NO ME GUSTA.¡ME LO PASO A BACHILLERATO!


Uno de mis hijos, tuvo a una especial maestra y, no creo, lo haya efectuado por ignorancia,sino, más bien, por no querer subirle las notas en un examen que, a la pregunta de qué "ERA UN CENTAURO", el chico contestó:


-.- UN MONSTRUO; MITAD CABALLO Y MITAD HOMBRE


-.- NO, HIJO ¡MITAD HOMBRE Y MITAD CABALLO


Y, por eso, lo calificó con una ridícula puntuación que no merecía.


En el vetusto servicio militar obligatorio, más de una vez, por algunos torpes colegas de reclutas, que no sabían, los pobrecillos, ni dónde tenían la mano derecha, haciendo instrucción, tuvimos que repetir una y otra vez, los mismo pesados ejercicios, hasta el fatigoso punto del propio desfallecimiento.


En las matinales clases teóricas, algunos bromistas sargentos, se aprovechaban de estas inocentes criaturas, para inducirnos a soltar las carcajadas generales, ante las sorprendentes respuestas obtenidas:


-.- ¡ DE CUÁNTAS PARTES SE COMPONE UN FUSIL?


.- DE DOS, MI "SARTENGO"


-.- ¿CUÁLES SON?
-.- ¡FU y SIL!*


-.- ALGUNO PRACTICA UN OFICIO?


-.- ¡¡YO!YO, SOY JOYERO!


-.- ¡CARAMBA QUE BIEN! SELECCIONADO PARA EL CORONEL!


Y, cuando La señora del alto militar le llamara para que le recortara una alianza que le estaba apretando demasiado, le contestó:


-.- ¡NO ENTIENDO NADITA DE ESO!

-.- ¿NO DIJO USTED QUE ERA JOYERO?


.-- ¡SÍ, MADAMA: YO HAGO LOS "JOYOS" EN LA TIERRA PARA SEMBRAR LAS PAPAS!*


Y, el más festivo de todos, por último, para no alargarnos demasiado, el de aquel otro pobre catetillo, al que se le preguntara de qué estaba formada una bala, dijera:


-.- DE "CARCHUTO" y Proyectil.


-.- ¡CARTUCHO! CARTUCHO, CHICO! NO SEAS TAN BRUTO,HOMBRE!


-.- ¡SÍ ¡"CARCHUTO"!


Y, como siguiera con la misma matraquilla, el capitán le dijo a un cabo:


-.- ¡Llévatelo aparte y enséñale a decir "CARTUCHO"


A las pocas semanas, interroga el capitán al cabo:


-.- ¿CÓMO VA EL RECLUTA


-.- ¡MI CAPITÁN: YA SABE DECIR "CARCHUTO"!


¡Así, mis buenos amigos lectores, a fuerza de repetir y alguna palabras mal dichas en bocas de otros, llegamos a la triste conclusión de que se nos peguen de torpe manera, avergonzando al propio Diccionario de nuestra rica lengua hispana.


En algunas partes de Hispanoamérica, suelen decirle a un desdichado indigente, "MÉNDIGO"


y son muchas las personas que así lo dicen, creyendo a pies juntillas de estar en lo cierto


¡CUIDEMOS NUESTRO LÉXICO QUE, LO POCO QUE SABEMOS, COMO MUY BIEN DIJERA, PLATÓN, SE LO DEBEMOS A LA IGNORANCIA.!

 

GomeraVerde.es • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress