Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Asociación Sociocultural de La Calera
Miércoles, 13 de septiembre de 2017

La Calera: la impotencia de un barrio ante un alcalde que no escucha

Guardar en Mis Noticias.

La Asociación Sociocultural de La Calera considera que los recientes problemas que han sufrido vecinos y negocios del barrio demuestran que este núcleo siempre se encuentra a la espera de equipamientos e infraestructura y a la cola de todo.

[Img #57589]La Asociación Sociocultural de La Calera, tras la situación vivida durante la semana pasada con la interrupción durante 5 días del suministro de agua potable, quiere expresar la impotencia que siente buena parte de quienes habitan en el barrio ante la actitud mostrada por el alcalde de Valle Gran Rey y su equipo de gobierno.


En opinión del colectivo, este problema concreto es fruto del olvido y el abandono al que el ayuntamiento de Valle Gran Rey viene sometiendo al barrio de La Calera. En este sentido explican que el alcalde y el concejal de aguas conocían, 21 días antes de producirse el corte, que había problemas con la bomba de agua que está en el pozo de Las Orijamas, y que suministra al depósito de Las Orijamas, de donde se abastecen los barrios de Las Orijamas, El Picacho, El Chorro y La Calera.


Desde la asociación se explica que en su día los vecinos propusieron colocar dos válvulas de presión que ayudaran a prevenir roturas, pero estas propuestas fueron ignoradas por los distintos gobernantes, y se colocó solo una, al final de La Cuestita, y no en Juan Rejón que sería la más importante. El resultado es que en los últimos años ha habido múltiples roturas en la red de abastecimiento del barrio, una red compuesta en su mayor parte por tuberías de más de 80 años.


Estas roturas provocan humedades en todo el barrio, sobre todo en las zonas bajas ya que el barrio se sitúa sobre material geológico permeable, excepto en la zona de El Caidero. “Lo paradójico es que el propio edificio del Ayuntamiento sufre fuertes humedades en la planta baja y estas están provocadas por estas roturas” señalan.


Para el colectivo, es de suponer que el Consejo Insular de Aguas ha realizado estudios y auditorías de pérdidas de agua, pero estos estudios no debieron hacerse en La Calera ya que, si no, “no tendría justificación la situación sufrida la semana pasada, sobrevenida por la falta de gestión de las deficiencias en la red de abastecimiento”.


Los vecinos indican que 8 días antes de la interrupción el barrio ya sufría cortes más o menos graves en el suministro. Sin embargo, lo peor estaba por llegar, aunque el día que se interrumpió el suministro de forma continua, el alcalde ni siquiera se encontraba en Valle Gran Rey, sino que estaba en la Villa viendo el barco de la línea interior, “y no se asomó por el barrio sino de tarde y tras recibir muchas llamadas con quejas”.


“El alcalde, aun sabiendo que ya no había agua en el barrio, decide ir a San Sebastián paseo a ver el nuevo barco, y eso a pesar de que era plenamente consciente que el Ayuntamiento no contaba con ningún fontanero, ya que uno tiene baja laboral y el otro se encontraba de vacaciones”, señalan los vecinos.

 

Desde la asociación expresan su contrariedad ya que “hemos estado 5 días sin agua y nuestros gobernantes ni han aparecido ni contestan a los múltiples mensajes que les hemos enviado. Aquí hay gente con graves problemas de movilidad o con grados de dependencia que ha tenido que bañarse con agua de garrafas y la mayor parte de nosotros ha tenido que acogerse en casas de familiares y amigos para poder bañarnos. Pero por aquí no ha pasado ningún gobernante ni ningún técnico del ayuntamiento para saber cómo estábamos afrontando este trance”.


Del mismo modo plantean al grupo de gobierno si se tiene prevista algún tipo de compensación para los establecimientos y alojamientos turísticos que han tenido que cerrar o trabajar al mínimo rendimiento por no poder trabajar. “Esta situación ha provocado pérdidas en muchos negocios de La Calera al no poder desarrollar nuestras actividades como se requiere”.


Se preguntan igualmente cuándo empezarán las obras para normalizar la situación ya que el hecho de que las tuberías estén tiradas por toda La Calera deja claro que es una situación provisional y ni mucho desean que estas tuberías vayan a quedar así de forma permanente. Por ello esperan que esta situación se resuelva antes de que empiece la temporada de invierno y que se tapen y arreglen convenientemente las zanjas y huecos realizados de cara al invierno.


Por último, desde la Asociación Sociocultural de La Calera insisten en que es hora de que el barrio sea tenido en cuenta por el Ayuntamiento de Valle Gran Rey. “No es justo estar siempre reclamando por lo que nos corresponde. La Calera no merece estar mendigando lo que necesitan sus habitantes”. Desde el colectivo, para finalizar, se plantea la pregunta de si el alcalde va a atenderlos a una reunión y si, por fin, “será capaz de atendernos o simplemente escucharnos, dada la costumbre que muestra de no dejar hablar a ningún interlocutor”.

 

GomeraVerde.es • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress