Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Isla de La Gomera
Domingo, 5 de noviembre de 2017

Grandes Gomeros: Tomás Chávez Mesa

Guardar en Mis Noticias.

Tomás Francisco Chávez Mesa, nace en Hermigua el 18 de agosto de 1913. Hombre esencialmente autodidacta, se ve obligado a abandonar su pueblo natal tras la guerra de España por el clima represivo que se impone contra los que, como él,

[Img #58568]militaron en organizaciones juveniles de izquierda; fue fundador de "Los Pioneros Rojos", en su Hermigua natal. Reside un tiempo en Tenerife y luego en Gran Canaria, pasando posteriormente a Francia y la Península. Regresa a su amada tierra canaria en 1971, donde conecta directamente con las ideas nacionalistas y las expresa con la forma que, desde pequeño, mejor domina: la poesía. Sus poemas, nacidos de la raíz honda de nuestro pueblo son, antes que nada, sentimiento, pero siempre con una vocación clara y un compromiso directo con lo que más ama: su patria canaria. Muere en Tenerife en la madrugada del día 7 de Mayo del 2000.


Nacer, vivir o morir son consecuencia de la misma naturaleza que en los dis­tintos ciclos de la vida no pueden detenerse. Quizá lo más im­portante del ser humano en el efí­mero paso por este mundo, sea el papel que le toque desarrollar du­rante esta permanencia.


Don Tomás Francisco Chávez Mesa, es un hombre harto conocido en los círculos culturales canarios por su literatura pro­funda y muy sentida poesía, por su personalidad llana, sencilla, entre­gada donde las hubiera, que en Ca­narias no tiene parangón Costum­brista y propagador de los ancestros (yo diría que como un fol repleto de vivencias y conocimien­tos canarios, en especial gomeros).


Tomás, incansable caminan­te y buscador de la verdad; de esa libertad tan coaccionada en nues­tras islas y por la que tuvo que su­frir en su propia carne, la persecu­ción y la infamia. Defensor en todo momento no sólo de la canariedad íntegra y sin enmiendas, sino, también de la dignidad humana tantas veces maltratada sin escrúpulos. Nuestro pueblo fue víctima de esa vileza y arrogancia tanto del dés­pota invasor, como de los que le su­cedieron Víctima del acoso, la in­diferencia, el olvido y el «castigo» de ser señalado persona non grata.


Cuántas cosas le sucedie­ron al entrañable Tomás Chávez, pero a él nada le arredraba ya que aparte de poseer grandes conoci­mientos generales en un mundo tan limitado y sometido a la voluntad de unos pocos, su serenidad y aplomo y esa astucia filosófica que posee el gomero, supo vadear su vida y de­fender con entereza y constancia aquellas virtudes tan dignas que aprendió desde niño y que supo man­tener con altura la convivencia, el respeto y los ideales de los ciuda­danos. Por que nuestro amigo Tomás en sus más de ochenta años entre nosotros nunca perdió los modales y bien hacer en defensa de su honorable personalidad y de la Patria Canaria, de sus paisanos y de la li­bertad que en sus innumerables poe­mas supo plasmar con mucho acier­to y seguro perdurarán.


 (Por Antonio Víctor Suárez Vera)

 

 ALGUNAS DE SUS POESÍAS:

 

...Cambiando oro por cobre...


lEs triste error del canario ensalzarse en lo execrable..., al sentirse más honrado- español, en vez de Guanche.. ¡Del uno y del otro, ya, condiciones y costumbres se han dicho, ¡a la saciedad ..! y no hay quien no vislumbre, aquí, la desigualdad... lEs por tradición, el guanche, sincero, noble y honrado.. . zángano, infundioso, fatuo y... cuántos desmanes „ se saben del otro lado...! Pues, sin hablar dei pasado -citándoles inconscientes-, les hablaré del presente y ... ¡que nieguen lo imputado...!

4-8-74


...Herida que no restaña...


Como la peña en el mar marginado vive el guanche, ahogando, todo bergante, su razón al protestar... Como camino es el mar y desde acá, le combaten. .. no para de caminar: deja la Patria y se va ¡cón su pecho lacerante...! Cual estrella al resbalar, él se convierte en errante, aunque abriga vacilante la idea de regresar.

9-7-76


Jurado


¡Soy Canario y, mientras vivo lo mío defenderé, y en ello me honraré basado en esta razón: de español tengo la espina -¡profunda y muy dolida!- clavada en el corazón...!

 

...Tres de mayo.... mal recuerdo...


Esa Cruz de la Conquista, y yo religioso soy, en Canarias, significa la cruz de la gran traición...! Nuestra cruz, en Cristo está y Cristo su cruz cargó, pero jamás, como arma. Cristo su cruz concedió a guerrero ni a traidor...! Símbolo de redención. Cristo, su cruz aceptó, mas, no es redimir a un pueblo esquilmarle y reprimirle..., (hasta acallarle su voz...! En esa cruz, escudado, está el traidor a Canarias, en tal extremaución..., que al pueblo, indefenso, guanche, hasta el nombre confundió...! Por la cruz siento tristeza, tan sola, con el pendón, ¡que buenos pendones son: de los pies a ia cabeza..., de la minifastación...! La cruz, ya, la hacemos nuestra, callada en nuestro interior; que es como Cristo la quiere... ¡es como Cristo la amó...!

11-4-67


...A la isla de las cruces...


La isla de los calvarios, ¡cón pretensión de conquista..!, Tenerife es un infierno de bendiciones ...¡malditas!. Dispensen., i Digo malditas, porque o ningún santo inspira, un rosario de mentiras cuenta tras cuenta, una cita de farsantes y traidores... lOh. cruces de los dolores, que a mi pueblo crucifican...'

20-12-82

 

...Para quién afor­tunadas...


¿Quién te llamó Afortunada, patria de mi corazón?... Quién que tal te vistiera, con un pingo te vistió?... Para quién Afortunadas, si tus hijos no lo son...? Para quién Afortunada si no hay del mundo rincón, en que un Hijo no te aflore... y aún en ti. te lloro yo?.„ ¿Para quién Afortunada cuando tus hijos están, cual palomo en el alero, dispuestos para volar... a ignotas tierras lejanas y dejar el palomar..? y dejar el palomar a los palomos "buchones"..., durmiendo bien la mañana y haciendo astillas tus dones..., para quién Afortunadas...? Eres un barco, en la orilla, hundido hasta la mitad..., que el atlántico lo arrulla: ¡vaivén aquí..., vaivén allá...! Circunstancias que el bergante, escatimoso, aprovecha: abriendo, en la quilla, brecha, para hundirla un poco más...' Madre, ¡esclava de traidores! con mi saeta en el alma, no dejo de preguntar: ¿para quién, Afortunada?!...

GomeraVerde.es • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress