Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Rafael Zamora Méndez
Sábado, 6 de enero de 2018
El veterano 2.017, ya quemó sus últimos cartuchos cotidianos.

Recordando a un compañero

Guardar en Mis Noticias.

Se nos presenta, en este 2.018, una nueva etapa a vivir y, nadie logra adivinar el incierto futuro que nos aguarda.

[Img #59724]Lamentablemente, hoy, repasando lo luctuosamente ocurrido hace ya unos cuantos años, me viene a la memoria, aquella doliente pérdida de un buen compañero y entrañable acreditado enamorado que lo fuera del encantado vergel, ubicado en la creciente localidad de Frontera de El Hierro.

 

“Por sus frutos los conoceréis”: Un muy humano, sensato y fiel razonamiento, para saber escoger como es debido a los buenos consocios.

 

Los imprevistos duros golpes de la existencia, la mayoría de las veces, nos suelen aturdir cruelmente, confundiéndonos sin reclamada dilación, para ir dejándonos en nuestro deprimido ánimo esa recóndita impotencia que tanto y tanto, con infinita tristeza, suele sacudirnos.

 

Cuando,a su debido tiempo, recibiera la penetrante y mala noticia de que este buen colega nuestro, de inesperada y nefasta forma, nos había abandonado para siempre, fue tal el indomable impacto absorbido que todavía, a estas alturas, ando vagando, como a ciegas entre las condensadas tinieblas de la más alta incredulidad y trastornada inquietud.

 

1.    Durante un soliviantado reposo nocturnal, repasaba y repasaba los tan infaustos hechos, la resaltada idiosincrasia del que fuera uno de los más asiduos seguidores, un fiel enamorado del Dial que ostentaba la Emisora de Valverde,“ONDA HERREÑA”, diestramente dirigida por el incansable colega, JUAN ANTONIO REBOSO PADRÓN, por desdicha, muy injustamente abolida, para, sin posible descanso, comunicarnos  si por el progresivo Valle de El Golfo, llegaba con sonora claridad sus habituales y añorados programas.

 

Entre erizadas rocas costaneras y convulsivos escarceos marinos, me conjeturaba la atormentada despedida final del fraternal camarada, ANDRÉS FLEITAS, el simpático, complaciente y cariñoso cabal señor, con el que departiéramos populares momentos, todos ellos, repletos de excitables recuerdos y, los cuales, seguirán subsistiendo sin ocasos en lo más insondable del propio espíritu.

 

Persona campechana en donde las hubiera, hondamente sociable, se desvivía por invitar a muchos de sus conocidos, organizando para los mismos unas suculentas comilonas de padre y muy señor mío.

[Img #59725]

Amante del buen vino, intentaba seleccionar de los mejores y, llevándose por su refinado buen olfato de experto catador, con obsequioso afán, solía brindárselo a sus satisfechos convidados.
Entusiasta seguidor de la enardecida cultura, poseía el señorial Don de la amena charla, reposada, interesante y fructuosa.

 

Extremado amante de los animales, habitualmente andaba rodeado de traviesos mininos, teniendo para todos ellos unos delicados detalles exclusivos que llamaban la normal e investigadora atención.-

 

En cierto desplazamiento que desde el mismo Hierro realizáramos hasta Santa Cruz de Tenerife, tuve la oportuna ocasión de poder departir con él sobre variadísimos asuntos y diversas cuestiones, pudiendo al fin enterarme el de por qué, se le conocía con el curioso apelativo de <EL BRUMAS>.

 

Al parecer, según su propio observación... “poseía en El Golfo, una hermosa casa, estratégicamente situada y, sobre cuyo dilatado mirador, entre nebulosas “brumas”, alcanzaba a divisar toda la dilatada belleza panorámica de la productiva Frontera, algo de lo que, con sobrado orgullo, constantemente exponía, alabando sobremanera los múltiples celajes que constantemente le circundaban”

 

Allí, en plena cubierta, al tóxico compás de voluptuosas espirales de humo, habiéndome obsequiado uno de sus preferidos habanos, (desprendido acto que realizaba cada vez que nos veíamos), cambiamos mutuas impresiones.

 

Como un oriundo vecino más, enaltecía las renovadas cosas herreñas, sus mejorados senderos, originales tradiciones, sápidas comidas, empedradas calles y sugestivos rincones, por él, bien conocidos al dedillo; iluminándosele los ojos de sentida conmoción al describirme las BAJADAS en las que había disfrutado con el excepcional deleite de haberse arrebatado considerablemente en todas ellas.

 

Acérrimo seguidor de las mexicanas rancheras, a menudo, solicitaba muchas de ellas, para dedicárselas a cuantiosos de sus incontables conocidos.

 

HOY, EL BIEN RECORDADO “BRUMAS”, ¡YA NO SE HALLA ACTIVO ENTRE NOSOTROS!
DESDE LOS ALTOS Y MISTERIOSOS ATAJOS, DESDE LOS OTROS Y TAN DESCONOCIDOS ARENALES DEL MÁS ALLÁ, DESDE DONDE QUIERA QUE EN ESTOS PRECISOS MOMENTOS NOS PUEDA ESTAR VIENDO, ENTENDERÁ, SABRÁ A CIENCIA CIERTA DEL APRECIO TAN GRANDE Y FRATERNAL QUE POR ÉL, AQUÍ, TODOS CUANTOS TUVIMOS EL INMENSO PLACER DE CONOCERLE Y DE AMPLIAMENTE TRATARLE, COMPRENDERÁ LO QUE EN REALIDAD SENTIMOS Y LO MUCHÍSIMO QUE LAMENTAMOS SU ACCIDENTADA, TAN LLORADA Y AFLIGIDA DESAPARICIÓN!

 

EN “GOMERA VERDE”, LE HEMOS QUERIDO OFRECER ESTA SENTIDA OFRENDA, “IN MEMORIAM”: ¡LA DE UN AMIGO QUE SE NOS HA MARCHADO PARA SIEMPRE PERO, QUE CONTINUAMENTE PERMANECERÁ COMPLETAMENTE VIVO EN LA CONSTANTE SEGURIDAD DE NUESTROS MÁS ÍNTIMOS BUENOS RECUERDOS!

 

A TODOS CAUSA DOLOR,
ESTOS SUCESOS EXTRAÑOS.
¡EL FIERO MAR LO ARRASÓ
Y, EN UNA PLAYA DEJÓ,
SUS VIVIDOS SESENTA AÑOS!

 

 

 

GomeraVerde.es • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress