Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
www.gomera.com.es
Domingo, 4 de febrero de 2018

En el recuerdo: Pedro Suárez Hernández

Guardar en Mis Noticias.

(Vallehermoso 1909- Vallehermoso 2000). Pedro Suárez Hernández, el amigo, el optimista, el humorista, el hombre humilde, entero, cabal…, nació en Vallehermoso, en la primera década del siglo XX.

[Img #60236]Durante su niñez apenas pudo asistir a la única escuela que existía en el pueblo, con casi doscientos discípulos, y, a consecuencia de ello, sus estudios fueron limitados.

 

La afición a la poesía le llegó a edad temprana, de la mano de su abuela María, persona muy conocida y apreciada en el pueblo.

 

De joven trabajó como albañil, aprendiendo el oficio con los mejores profesionales de la época. Por su carácter alegre y jovial fue persona indispensable en todas las reuniones sociales.

 

Preso durante más de seis años, a raíz de la guerra civil española, se convirtió en hombre imprescindible que, haciendo de tripas corazón, con su humanidad y buen humor, levantó el ánimo de sus compañeros de cárcel, en aquellos momentos terribles. Precisamente allí, en la prisión, descubrió que no le era difícil el arte de decir muchas cosas con pocas palabras y así comenzó a desarrollarse su gran afición, la poesía.

 

Vallehermoso tiene una deuda difícil de pagar a este hombre que lo entregó todo a su pueblo: su personalidad desbordante, sus conocimientos musicales, su labor como folklorista y, por supuesto, el imparable optimismo de sus versos.

 

 Extraído de “Los poetas del Valle. Una antología poética de Vallehermoso” (1995). Editado por la Comisión de las Fiestas Lustrales de Vallehermoso.

 

 Décimas a los fusilados del Fogueo.

 

(Se conoce popularmente como “Fogueo” a la resistencia armada del pueblo de Vallehermoso al golpe de estado de 1936).

 

Triste fue el momento aquel

cuando con gran desespero

les dije a mis compañeros:

JUAN, NICOLÁS y MANUEL.

Yo me despedí también

de los demás que allí estaban

y luego me separaban

con un profundo dolor

lágrimas mi corazón

por mis ojos derramaban.

    

Cuando de aquel calabozo

muy triste me separé

en mi corazón grabé

el pueblo de VALLHERMOSO.

Punto amargo doloroso

el que allí juntos pasamos

todos le dimos la mano

a mis pobres compañeros

y con un gran desespero

al barco nos retiramos.

    

Décimas de Pedro Suarez

GomeraVerde.es • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress